VGP Cora, Trailsdorf 2018

El pasado 11 de octubre nos desplazamos hasta el norte de Baviera para preparar y participar en la Verbandgebrauchtprüfung(VGP) o Meinsterprüfung (prueba de maestros), celebrada en la localidad de Trailsdorf.



Esta prueba ya la habíamos superado anteriormente con Bruja hace dos años y el objetivo era superarlo con su hija Cora, pero esta vez con la máxima dificultad del rastro de sangre, rastro del día anterior (ÜF).



Para la superación de esta prueba reina se debe seguir una planificación exhaustiva del adiestramiento del perro desde muy pequeño, cuyo objetivo final será tener un perro de muestra totalmente polivalente.



¿Por qué me decanto por preparar mis perros para la VGP?
Por varias razones:


  1. Porque es la única manera de comprobar si el perro tiene un gran equilibrio mental.


  2. Porque el resultado final es un perro de caza completo, que me acompañe en cualquier jornada de caza, sin necesidad de cambiar de individuo.


  3. Porque después de todo el trabajo el vínculo creado con el perro es máximo en cualquier situación, no solo en el ámbito de la caza, sino también de la obediencia, tan necesaria si convives con tu perro diariamente.



En esta ocasión pude participar no solo en la prueba sino en la preparación de la misma, comprobando la tremenda organización que lleva este tipo de prueba, donde alrededor de 20 perros están realizando pruebas rotando en diferentes escenarios, con diferentes jueces.




Finalmente, Cora superó la prueba con I Premio, con una puntuación de 337 puntos con rastro del día anterior de 20H (ÜF) y Bringselverweiser.



Si tuviese que destacar algún apartado de la prueba, en campo me quedaría con la enorme nariz que tiene la perra y su fijeza en la muestra que le permitió poner las perdices pardillas, sin haber tenido contacto nunca con ellas, de una manera espectacular.





En agua hizo un trabajo excelente en una charca de gran perímetro, sin necesitar apoyo ninguno.



En Bosque el rastro de sangre con tantas horas de antigüedad que supo resolver con solvencia y el rastro de zorro, que finalizó extenuada por el enorme peso del zorro que nos habían adjudicado.
En Obediencia no solo superó la prueba, sino que pudimos disfrutarla a lo largo del viaje, en el aeropuerto, pensión, etc.



Me gustaría agradecer a todas las personas que me han echado un cable en este periplo de dos años. Especialmente a mi familia, por aguantar mis ausencias y por ayudarme en todo lo que han podido. A mis compañeros de AEPES (Jose Arriaga, Angel Vadillo, etc), por estar dispuestos a ayudar en lo que sea como siempre, a Pepe, que me ha acompañado en el trabajo de sangre desde cachorra y ha sido mi coach en los momentos bajos. A Manolo Sainz y Batiste, dos grandes maestros que me han dado sabios consejos, en el trabajo de agua. A toda la directiva del grupo Nordbayern del club alemán del deutschdrahthaar, porque trabajan sin descanso para que todo esté preparado en tiempo y forma, con toda la humildad del mundo. A Claus-Dieter Schwang por su ayuda en los días previos. A todos los compañeros del club por tratarme como uno más, sin distinciones. Este año me he sentido realmente apreciado entre vosotros.




Con esta prueba Cora finaliza sus test de campo, antes de cumplir su segundo año. A partir de ahora nos dedicaremos exclusivamente a la caza, que es para lo que nos hemos preparado todo este tiempo.





Volver