Verbandsgebrauchsprüfung Schnaittenbach 2014

El pasado 17 de Octubre asistimos a la prueba Verbandsgebrauchsprüfung (VGP) en la localidad Bávara de Schnaittenbach en la que participaron 5 Deutsch Drahthaar y un Deutsch Langhaar.

Esta prueba es el mayor desafío para un Drahthaar, sirve para poner de relieve el carácter polivalente de un perro, ya sea como compañero en un puesto, como cazador de pelo o pluma, rastreador de caza mayor, cobrador de cualquier tipo de pieza, incluido el zorro, rastro de sangre y cazador de acuáticas.

Por ello no está de mas rezar un poquito a la virgen para que todo salga bien.
La época de celebración de la VGP es el otoño, por lo general, después de la celebración de Hegewald, pero en algunos casos incluso antes.

Los perros pueden participar sin límites de edad o la raza (por supuesto, dentro de las razas de muestra) y no se requieren requisitos físicos específicos previos. Tampoco se trata de una prueba específica para la cría, sino para la utilización correcta del perro en el arte de la caza. Pero su registro en los pedigrís es una de las ayudas más importantes para tomar decisiones en la cría.

A este examen se someten todas las razas alemanas de muestra. Un perro que ha pasado esta prueba, funcionará perfectamente como perro de caza polivalente, por eso es denominada también prueba de maestros.


Las pruebas de la "VGP" se celebran durante dos días (por lo general el sábado y el domingo), consta de 33 que se dividen en cuatro grupos: prueba en bosque (Waldarbeit), prueba en agua (Wasserarbeit), prueba en campo (Feldarbeit) y obediencia (Gehorsam).

La prueba requiere todo un despliegue de organización, pues los rastros de sangre en algunos casos hay que hacerlos 20 horas antes de la prueba, esto es, el viernes. Para evaluar la labor de estos perros participaron 10 Jueces. Así se hace y se lleva haciendo desde más de un siglo, año tras año. No importan las personas, solo importa el Deutsch Drahthaar. Se trataba de testar a los perros, no de elegir el mejor de ellos.

Rastros de sangre, zorro, conejo, pato. Búsquedas, cobros, respetos en todo tipo de medios (bosque, agua, campo). Obediencia.

Todo un repertorio de situaciones para que un perro pueda demostrar que es digno del más exigente cazador. Es un espectáculo contemplar a los mismos perros trabajar tantas disciplinas durante dos días y un espectáculo repito la organización.

Desde aquí quiero dar las gracias a mi club alemán por todas las facilidades que me han dado para poder ver la prueba tan de cerca. Gracias a ello, puedo entender cada día mejor esta maravillosa raza y hasta donde se puede llegar con ella.



Volver