VJP 2013 EGENHAUSEN

Como siempre, en el blog pretendemos mostrar aquello que no se ve, aquello que a aquellas personas que no lo han vivido les pueda aportar una visión más real.

Comenzamos por el principio, el viaje. Para desplazarnos a Alemania utilizamos el avión, que aunque cada vez más caro y engorroso, es lo más rápido. Miles de anécdotas con los perros en el aeropuerto. Desde el día que en Milán se llenó el control de policías para ver los cachorros que con los que viajábamos, a nuestra llegada al aeropuerto Internacional de Frankfurt en este viaje, donde perdieron la perra y la mandaron a la zona de carga como si no viajásemos nosotros en el vuelo. Es cuestión de paciencia y vueltas por los aeropuertos hasta que te confirman que el perro está en la bodega del avión.
Alquilamos un coche para llevar al perro y poder movernos desde Frankfurt a la zona donde se celebraría la prueba, a una distancia de hora y media. Habíamos viajado un día antes para poder aclimatar la perra un poco y si se daba la ocasión entrenar un poco, así que aprovechamos la tarde del viernes para andar un poco por el terreno y comprobar la abundancia de liebres y la escasez de pluma.
Hicimos un par de rastros con cuerda larga y comprobamos que la perra iba bastante bien aun después de haber viajado en avión por primera vez.

Al día siguiente la reunión era a las 8:00 de la mañana. Nosotros llegamos a las 7:15 para soltar un poco la perra por allí y ya había gente. Estos alemanes no llegan tarde nunca. La gente, muy agradable, iba llegando y saludando a todo el mundo. Entregamos la documentación al director de la prueba y desayunamos un poco.
Tras las explicaciones pertinentes sobre la prueba, pasaron a repartir los 25 perros participantes en baterías de 3 perros con sus 3 jueces correspondientes. éramos los únicos extranjeros participantes en esa prueba y nos agradecieron públicamente el esfuerzo por acompañarles. Nos correspondió el grupo 8 en un coto cercano, a no más de 15 minutos en coche. Había una decena de cotos disponibles diferentes para la prueba.

Una vez en el coto, el gestor del coto les explicó a los jueces por donde podíamos comenzar. Primero realizamos el test de respuesta a los tiros, sin alejarnos apenas de los coches y de manera individual. Como nosotros no tenemos licencia de armas valida en Alemania, un compañero se prestó a disparar con su escopeta. Los perros pasaron perfectamente este pequeño test.

Una vez en el coto, el gestor del coto les explicó a los jueces por donde podíamos comenzar. Primero realizamos el test de respuesta a los tiros, sin alejarnos apenas de los coches y de manera individual. Como nosotros no tenemos licencia de armas valida en Alemania, un compañero se prestó a disparar con su escopeta. Los perros pasaron perfectamente este pequeño test.

Nos disponemos en mano jueces, participantes y acompañantes. La gente que va a ver el test pueda colaborar, lo primero para aprender y lo segundo para poder disfrutar del día de campo cazando. Esperar en un camino no crea mucha afición.
Junto a mí se colocó una jueza que hablaba un poco de inglés y entre el alemán, el inglés y las manos, nos entendimos todos perfectamente.

Una vez en el coto, el gestor del coto les explicó a los jueces por donde podíamos comenzar. Primero realizamos el test de respuesta a los tiros, sin alejarnos apenas de los coches y de manera individual. Como nosotros no tenemos licencia de armas valida en Alemania, un compañero se prestó a disparar con su escopeta. Los perros pasaron perfectamente este pequeño test.

La perra se comportó de una manera extraordinaria en la búsqueda y no dejó pasar ningún indicio de caza en su trabajo, cosa que valoraron bastante los jueces. Las muestras se realizaron sobre perdiz pardilla, aunque si el perro muestra cualquier otro animal, también es valorado, pues lo que buscan es comprobar el instinto de muestra del perro en esta edad, recordemos que es una prueba de aptitudes naturales.
El grado de adiestramiento es importante para poder manejar mejor al perro y poder dejar ver con más facilidad sus aptitudes naturales. Los jueces no lo van a puntuar. Si un perro no atiende al conductor o se va tras una pieza de caza sin volver, imposibilitaría el juicio, por ejemplo.

Durante el transcurso de la prueba se acercó el jefe de cría del grupo Nordbayern para hacer una evaluación morfológica de los perros, examinando principalmente la boca. Una perra de las participantes tenía mordida parcial en pinza. Aunque el perro presente algún defecto grave debe finalizar la prueba para comprobar sus cualidades en el trabajo. Para la cría son tan importantes los datos morfológicos como los datos de trabajo. Y aunque ese perro no pudiese criar en un futuro, sus resultados de hoy servirán para comprobar la calidad de sus progenitores.

Conseguimos nuestro objetivo que era pasar la prueba en nuestra primera tentativa y la suerte de hacerlo de una manera muy meritoria, con 74 puntos. Obtener más de 65 puntos es una buena puntuación y más de 70 una puntuación muy buena.
De vuelta a la reunión se hizo entrega de los diplomas acreditativos de haber superado la prueba, en un acto muy bonito donde la gente aplaude a los participantes cuando recogen su documentación

El trato recibido fue muy bueno y me gustaría agradecer a todo el mundo su ayuda.
Especialmente a Werner Elflein, jefe de cría del grupo NordBayern, Sabine Zollner, la juez que estuvo atenta durante toda la prueba para que la superasemos sin problemas y a los jueces principales Bruno Skobjin y Alfons Schambeck veterano criador de 85 años, cuyos consejos nos ayudaron durante la prueba.

De vuelta a Frankfurt, un poco de turismo por la ciudad y las compras para la familia que se lo merece todo, por soportar nuestras ausencias tantas horas a diario y durante los viajes y por animarnos en esta locura de los perros.

El domingo nos esperaban 4 horas dando vueltas por el aeropuerto hasta embarcar. Acabamos reventados, menos mal que hacemos un estupendo tándem.
Agradecemos a todas aquellas personas que nos han prestado su ayuda desinteresada, Batiste, Bienvenido, mil gracias. A Beppe, Gallo ...



Volver