Importancia de las pruebas de displasia

La más conocida de las displasias es la de cadera, pero también existen y son muy frecuentes la displasia de codo y displasia de hombro.
En el Club Alemán del Deutsch Drahthaar (Verein Deutsch Drahthaar), actualmente son obligatorias las pruebas de cadera y hombro para poder utilizar ese perro en la cría.
El Club Español pretendía instaurar la prueba de displasia de cadera para dar su apto de cría, pero de momento se ha quedado en una simple intención.
Los criadores tenemos el deber de criar con perros que tengan unas garantías en este sentido por lo que en nuestro caso, nunca criamos con perros que como mínimo estén libres de displasia de cadera (HD), de tipo A o B.

Displasia de Cadera
La displasia de cadera es una enfermedad hereditaria, en la que se ven implicados varios genes. Se está comprobando que la nutrición y el medio ambiente, juegan un papel aún más importante en el desarrollo de la enfermedad que la parte genética. El desarrollo de la displasia se produce al crecer el cachorro. El desarrollo simultáneo desequilibrado de las articulaciones de la cadera, huesos y tejidos blandos, durante los 6 primeros meses de la vida de los cachorros, da lugar a la displasia de cadera.

Sintomas
Los propietarios de un cachorro con displasia, acuden al veterinario al ver que el cachorro tiene dificultades al caminar. Los cachorros con displasia son cachorros que evitan la movilidad, algunos comen sentados. Presentan caderas anchas y cuadradas. Pero recordemos que pueden no manifestar ninguna sintomatología, y ser portadores de la enfermedad. Los síntomas principales de la displasia de cadera son la intolerancia al ejercicio, renqueras, dificultad para saltar o para echarse, dolor a la palpación o al pararse, sonidos de chasquido en movimientos forzados o en el andar, atrofias musculares, a veces incremento de la agresión debido al dolor, restricción de los movimientos de la cadera, dificultades para correr o saltar, etc.

Prevención
La principal lucha contra la displasia está en la eliminación de reproductores displásicos. Antes de realizar cualquier cruce deberemos solicitar que el otro progenitor tenga las pruebas de displasia de cadera con un resultado A o B. Además debemos evitar el sobrepeso en los cachorros, el crecimiento demasiado rápido y los ejercicios violentos.



Volver