Amigos en la Hegewald

Lo mejor de la Hegewald es que te reúnes con amantes del Deutsch Drahthaar de todo el mundo. Durante los tres días que dura la prueba, estuvimos comentando las pruebas y los futuros cruces con Gallo Zeffiro y los hermanos Marcelo y Beppe Marinelli. Como siempre agradecerte tu interés por nosotros, Gallo. Un hombre llano y sencillo, al que nunca se le ha subido el éxito a la cabeza y que busca el interés del DD por encima del propio. Gracias por preocuparte de que aprendiésemos todo lo posible en nuestra visita a tierras germanas.

Los hermanos Marinelli, un 10. No nos olvidamos de Lucía, muy simpática y muy entendida en esta raza. Este clan familiar sigue los pasos del maestro, como ellos llaman a Gallo.
En la foto Beppe Marinelli, que se atrevió en su primera participación a presentar dos perros.

Más gente con la que tuvimos la fortuna de conversar fueron, Henning Bergmann, autor de uno de los libros sobre el Deutsch Drahthaar en alemán, fundador del club argentino del Deutsch Drahthaar y todo una eminencia en la VDD.

También estuvimos con Wolfram Tank, vicepresidente del Club Argentino del Deutsch Drahthaar, el cual nos felicitó por la gran aceptación que tiene el libro El Deutsch Drahthaar: Polivalencia en estado puro, en tierras tan lejanas, de lo cual nos alegramos.

Sjoerd Wiegerinck de Holanda, Ulrika Berge de Suecia, Hans Bilde de Dinamarca, Antonio Moscatelli de Francia, Sasho Rachev de Bulgaria, las nacionalidades se entremezclan en esta fiesta del DD.

Tuvimos la suerte de ver competir a Wilfried Steffens, todo un profesional de estas pruebas y uno de los primeros criadores alemanes que se atrevió a utilizar sangre Zeffiro en sus cruces.
También tuvimos la suerte de ver juzgar a Alfred Düll, ganador de la Hegewald el año pasado y que nos dio una lección de lo importante que es para un juez haber participado anteriormente en las pruebas (cosa obligatoria en la VDD).

No me olvido de los españoles que allí nos reunimos. Benito Garrote padre e hijo, Manolo que les acompañaba y Batiste que competía con Antonio Tabarés. A ver si entre todos hacemos fuerza para que el Deutsch Drahthaar en España no sea un correcaminos y podamos disfrutar de ellos en cualquier escenario cinegético de nuestro país.



Volver